Un blog dedicado a la difusión de animales perdidos, en adopción o situación urgente a si como noticias de actualidad o información de interés para nuestras mascotas. Muchas de las entradas son de terceros, por lo tanto aparecerá el contacto en la entrada.
Si quereis poneros en contacto conmigo; adoptaunamigo3@gmail.com

Seguidores

viernes, 15 de febrero de 2013

Un cachorro muere electrocutado en Abandoibarra tras pisar un foco.



La muerte de un cachorro tras pisar un foco en la calle Abandoibarra ha causado gran conmoción entre los vecinos de la zona. El incidente ocurrió la noche del pasado miércoles, cuando el pincher de unos cinco meses paseaba junto a su dueño, cerca de la escultura 'Maia' -figura que evoca a una mujer embarazada-, entre el Puente de Deusto y la pasarela Pedro Arrupe. El Ayuntamiento apuntó la posibilidad de que la suma de varios factores -«la abundante lluvia de los últimos días, el perro estaba empapado y el foco enterrado bajo tierra»- fueron determinantes para causar este «fatídico desenlace».
Desde el Consistorio garantizan que el foco «estaba en buen estado» y aseguran que la zona tiene un «mantenimiento exhaustivo y muy riguroso» del alumbrado. «Todas las noches una brigada revisa la iluminación de Abandoibarra», apuntaban desde el área de Obras y Servicios. Por el momento, han procedido a «anular» el dispositivo «a la espera de que se seque» para volver a activarlo. El colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia denunció ayer al Ayuntamiento por este trágico suceso y pidió al Gobierno municipal que «tome las medidas necesarias para que no se vuelva a repetir».
El suceso ha generado un enorme malestar entre los vecinos de la zona, que se preguntan qué habría ocurrido si en lugar de un perro hubiese sido una persona la que recibió la descarga. Fuentes municipales, por su parte, aseguran que en ese caso no habría sufrido más que un «calambrazo». «Los animales de poco peso, como este cachorro de 3 kilos, son más sensibles y el desenlace puede ser fatal», indican. Algunos testigos, en cambio, garantizan que el animal pesaba entre 7 y 9 kilos. «Tengo tres perros y uno de ellos es parecido al que falleció», indica Gloria.
El cachorro, según relataban a este periódico testigos presenciales, cayó desplomado al suelo como consecuencia de la descarga. En ese momento, llegó un veterinario que paseaba a su perro por la zona. Tocó al cachorro y comprobó que respiraba. «El corazón le latía suavemente por lo que le intentó reanimar, pero al final no se pudo hacer nada», comentaba una testigo. Gloria, que había visto al cachorro «jugando y saltando» quince minutos antes del infortunio no daba crédito a lo que había ocurrido. «Fue horrible», recuerda. «El animal tenía quemaduras de segundo y tercer grado en las patas trasera. Era irrecuperable», afirmó.
El Ayuntamiento lamentó ayer el incidente y trasladó «el pésame» a la familia, con quien se pusieron en contacto para ofrecerles su «apoyo absoluto».

Fuente: El Correo