Un blog dedicado a la difusión de animales perdidos, en adopción o situación urgente a si como noticias de actualidad o información de interés para nuestras mascotas. Muchas de las entradas son de terceros, por lo tanto aparecerá el contacto en la entrada.
Si quereis poneros en contacto conmigo; adoptaunamigo3@gmail.com

Seguidores

domingo, 3 de febrero de 2013

Robo de perros CUIDADO!





¿PARA QUÉ LOS ROBAN?

Peleas de perros. Dos perros atacándose mutuamente, en ocasiones hasta la muerte de uno de ellos. El negocio se basa en las ganancias que dejan las apuestas, y en la compra-venta de los animales que intervienen. Los perros robados con destino a las peleas no se entrenan para luchar: su finalidad es la de hacer de "sparring". Los de raza pequeña se "echan" a los cachorros que se están entrenando, y los de razas más grandes a los que ya pelean, para que hagan "mantenimiento" (en estos casos, a veces se ata el hocico del perro robado con alambre o cuerda para evitar que lleguen a morder al defenderse).

DÓNDE LOS ROBAN

En núcleos urbanos, y en realidad en cualquier parte de la ciudad, aunque la incidencia es claramente superior en parques y paseos amplios, en los que los perros suelen ir más a menudo sueltos. Según la zona, se utiliza uno u otro método para robarlos.


CÓMO LOS ROBAN

Utilizando hembras en celo. Este método se utiliza cuando van los perros sueltos, pues los machos acuden a la hembra, controlada por los ladrones, y son cazados en cuanto desaparecen de la vista del dueño (a veces con un lazo). Hay un vehículo en espera.

Utilizando un lazo. También cuando los perros van sueltos, aprovechando algún objeto o vegetación que lo tape de la vista del dueño. Hay un vehículo en espera.

Desatándolos. Cientos de perros son robados porque sus dueños los han dejado atados en la calle para entrar a comprar en un establecimiento comercial. En el exterio de las tiendas más grandes y supermercados, suele haber siempre algún "ojeador".

Rompiendo los cristales del coche, cuando el dueño deja al animal dentro para irse a hacer alguna gestión. Son robos "accidentales", en los que simplemente el ladrón encuentra una víctima sin buscarla, aunque también rondan los grandes parkings de superficies comerciales en busca de algún vehículo con un perro dentro.
Agrediendo al dueño. Sobre todo por las calles, a personas que llevan a su perro atado. En estos casos, un mínimo de dos personas, aunque normalmente son tres se dividen para hacer el trabajo. Mientras unos atacan al propietario con un arma o a golpes, el otro simplemente corta la correa o quita el collar y se lleva al perro. En muchos casos se desplazan en coche, y una vez identificada una víctima, pegan un frenazo a su lado y atacan